martes, 4 de agosto de 2009

Dexter Gordon

Dexter Gordon es considerado el primer verdadero saxofonista tenor be-bop, estilo musical del jazz que se desarrollara en la década de los cuarenta del siglo XX. La referencia no es menor debido a que su sonido es un emblema del hard-bop, que dominara desde mediados de la década de los cincuenta hasta mediados de la de los sesenta, todo lo cual manifiesta su trascendencia.
Una de sus mayores influencias es Lester Young. A su vez, ejerció su propio influjo sobre John Coltrane.
Dueño de un tono claro y robusto, en las baladas brillaba de un modo único. Interpretadas con gran profundidad e intensidad, acostumbraba recitar sus letras antes de tocarlas. En una entrevista, Dexter ha dicho lo siguiente:
"Cuando sabes la letra de una melodía... tienes algún tipo de conocimiento de esa composición... Si no entiendes de que trata, te estás privando a ti mismo de ser realmente capaz de comunicar ese poema".
Sus comienzos fueron como integrante de las bandas de Lionel Hampton y Billy Eckstine en los cuarenta. Además, por esos años, compartió escenarios con Louis Armstrong y Charlie Parker. Desde mitad de la citada década hasta principios de los cincuenta forma su dúo con Wardell Gray. Desafortunadamente, el resto de los cincuenta están signados por problemas de drogas y una estadía en la cárcel. Luego de ser invitado a tocar durante dos semanas en el Ronnie Scotts en Londres en 1962, llega un autoexilio en Europa durante quince años, radicado principalmente en Copenhague, donde encontraría el reconocimiento merecido que no recibía en su país, dentro de un clima de mayor tolerancia racial. En los sesenta grabó maravillosos discos como líder para el sello Blue Note. Su regreso a Estados Unidos se produce en 1976 presentándose con notable éxito en el Village Vanguard de Nueva York.
En 1986, logra una consagración particular como actor por su papel en el film de Bertrand Tavernier Roun' Midnight, donde compone a un saxofonista expatriado virtualmente consumido por su arte, quien es rescatado de la autodestrucción a causa de una adicción al alcohol por un fiel aficionado, quien se dedica a cuidarlo. La película está basada en una novela biográfica de Francis Paudras llamada Dance Of The Infidels que se inspira en las vidas de Bud Powell y Lester Young y captura con enorme dramatismo la torturada vida de su protagonista, que se reparte entre los clubes de jazz y un triste hotel de Paris en los cincuenta. Pero es, más que nada, un retrato de los músicos de jazz de la generación dorada de una subyugante belleza.
La foto de Herman Leonard de Gordon expulsando el humo de su cigarrillo durante una sesión en el Royal Roost de Nueva York en 1948 es uno de los mayores íconos gráficos de la historia del jazz.

Go! (Blue Note, 1962)

No hay comentarios: